5 mar. 2013

Volver


-->
Y aunque el olvido que todo destruye, haya matado mi vieja ilusión, guardo escondida una esperanza humilde que es toda la fortuna de mi corazón.
Carlos Gardel