15 jul. 2013

La Blogo a prueba de fuego

-->
Uno de los acuerdos más importantes del taller nacional de la Blogosfera Cuba fue la decisión de abrir una revista donde tuviesen cabida los post más destacados del mes, así como otros materiales de interés relacionados con el tema “blog”. El objetivo central de la publicación consiste en implementar un documento en formato PDF que circule de mano en mano, a través de memorias flash. O sea, una especie de internet sin conexión, al servicio de ese pueblo deseoso de otro periodismo, una voz disímil y plural, construida a partir del consenso de todos.
Me pareció excelente el asunto y casi de manera fortuita caí dentro del equipo editorial que tiene la tarea de sacar adelante el proyecto. Ahora bien no resulta fácil concebir una publicación de este tipo, pues debemos desarrollar dos líneas esenciales: la primera es no suponer competencias tecnológicas ni de ningún otro tipo en los lectores, la segunda consiste en brindar el contenido de la forma más entretenida posible sin abandonar el didactismo que presupone un público poco ilustrado en el internet.
Si se logra que esa persona nos conozca y  busque a través de ese PDF, a pesar de no poseer conexión, creo que habremos ganado un gran trecho en la batalla que la Blogosfera Cuba libra por su visibilidad. También deviene en elemento positivo que la comunidad se siga extendiendo por todo el país y así disponer con una extensa red de corresponsales, los cuales contarían esa realidad otra que imponen las bitácoras.
Como casi no hablé en el evento de blogueros (padezco de claustrofobia a la inversa),  elidí mi punto de vista acerca de otras cuestiones de suma importancia y ahora lo lamento. Por ejemplo, creo que un buen nombre para la publicación hubiese sido “Bitácora” y quizás incluir algún pequeño slogan que sin dejar de ser llamativo, remitiera a la comunidad que dice representar. Se trata de un asunto de marketing, pues usar un mismo apelativo para todo podría generar confusiones entre los formatos que usamos para nuestra difusión, ya sea la web, la revista o el programa de radio sobre la blogosfera. En cuanto a este último aspecto, me toca muy de cerca pues estoy a cargo de dicho espacio. @radiocaibarién es una revista digital que usa las ondas hercianas para llevar al pueblo sin internet las novedades de la red de redes y por supuesto, el periodismo de los blogueros y su manera particular de narrar la isla y establecer polémicas al respecto. Aún persiste  la limitante tecnológica, pues ya van dos salidas de dicho programa al aire en mi emisora regional, pero el audio en postcast permanece sin ponerse a disposición de los usuarios de la web.
Hay que seguirnos concertando, no podemos ver el asunto que ocurrió en el Martin como un suceso transitorio. Quizás estemos a las puertas de un medio de prensa de nuevo tipo, más ciudadano e inmediato. No sería mala idea que los periodistas de la televisión que forman la comunidad abran un canal en you tube sobre la Blogo, y publicar al menos semanalmente un reportaje sobre la temática digital. Mientras más socialicemos estos mensajes, estaremos cerca de nuestro público natural, el cubano de adentro, ese que tanto mentamos en los posts, pero que rara vez nos lee. Pienso que dicho objetivo debe guiar la acción de la Blogosfera Cuba, una comunidad llamada a pasar su prueba de fuego con prontitud o simplemente integrar un capítulo más entre los experimentos de su tipo ya intentados.